Menú

Introduce tus datos y empieza a disfrutar de todas las novedades y ventajas de Mi Primer Cola Cao®

Introduce tus datos para acceder a Mi Primer Cola Cao®

Introduce tu email y recibirás un enlace para restaurar tu contraseña

Introduce una nueva contraseña para acceder a Mi Primer Cola Cao®

Diversión en familia

Volver

Cañas de Cola Cao

Ingredientes

  • Crema de Cola Cao
  • Un paquete de pasta filo
  • Una cucharada de mantequilla derretida
  • Almendra en granillo, sésamo o con lo que quieras decorarlas

Tiempo de preparación

  • 25 minutos

Personas

  • 4

Preparación

Con nuestra crema de Cola Cao® puedes preparar estas cañas de pasta filo, crujientes por fuera, cremosas por dentro.

Si todavía no sabes cómo hacer la crema, puedes consultar la receta en nuestra web.

Precalienta el horno a 200 ºC. Corta las láminas en rectángulos, y agrúpalas de 4 en 4, tapando con un trapo la que vayas a tardar en usar, para que no se resequen. Coloca la crema de Cola Cao<sup>®</sup> a lo largo de la pasta filo, dejando un par de centímetros en el borde

1Precalienta el horno a 200 ºC. Corta las láminas en rectángulos, y agrúpalas de 4 en 4, tapando con un trapo la que vayas a tardar en usar, para que no se resequen. Coloca la crema de Cola Cao® a lo largo de la pasta filo, dejando un par de centímetros en el borde

Pincela los bordes con la mantequilla derretida y cierra las cañas para que no se salga el relleno

2Pincela los bordes con la mantequilla derretida y cierra las cañas para que no se salga el relleno

Cuando las cañas estén selladas, ponlas sobre la bandeja de horno y pincélalas con un poco de mantequilla derretida y espolvoréalas con almendras, sésamo o lo que prefieras.
Hornea hasta que estén doradas.
Puedes servirlas calientes o templadas, incluso puedes acompañarlas con una bola de helado de vainilla.

3Cuando las cañas estén selladas, ponlas sobre la bandeja de horno y pincélalas con un poco de mantequilla derretida y espolvoréalas con almendras, sésamo o lo que prefieras. Hornea hasta que estén doradas. Puedes servirlas calientes o templadas, incluso puedes acompañarlas con una bola de helado de vainilla.